La Ledicia Costas és una jove escriptora gallega que va debutar en la literatura quan encara era una adolescent. Ha escrit novel·les per a lectors infantils i juvenils i ha col·laborat amb altres escriptors en obres col·lectives de poesia. Ledicia CostasGaudeix amb les històries d’humor macabre i, per aquest motiu, Tim Burton és un dels seus referents. La Ledicia és autora, entre moltes altres, de “Maragdina, la petita fantasma” i “Escarlatina, la cuinera difunta” i ha respost així al nostre qüestionari:

¿Cuándo empezaste a escribir?

Empecé a escribir de niña, en la escuela.

¿Cuál fue el que tú consideras tu primer libro?

Unha estrela no vento, que fue la primera novela publiqué. La escribí siendo alumna de instituto y vio la luz en el año 2000, con Edicións Xerais.

Un recuerdo de infancia que te hace sonreír.

Le arranqué a una muñeca el mecanismo que la hacía hablar. Cuando llegó mi padre del trabajo, le pedí que me la arreglase. A su pregunta de dónde estaban las piezas que le faltaban a la muñeca, contesté: tranquilo, papá. Los turrutores los tengo yo guardados debajo de mi cama.

¿Quiénes son tus autores preferidos?

Christine Nöstlinger, Phillip Pullman, Neil Gaiman, María Gripe, José Saramago.

Maragdina, la petita fantasma - Barcanova¿Cuál es el último libro que has leído y que recomendarías?

El mar, de Patricia García Rojo.

¿A qué te dedicarías si no hicieras lo que haces?

Ejercería como abogada y estaría loca por dejar el Derecho y dedicarme a la literatura. Escribiría poemas entre los artículos del Código Penal y los jueces me mirarían raro.

Un plato que te encante.

Las natas, también conocidas como Pasteis de Belem. Es una delicia portuguesa que sabe a cielo.

Tu color.

El rojo en el pelo y el negro en la ropa.

Una ciudad a la que siempre volverías.

A Río de Janeiro.

Escarlatina, la cuinera difunta - Ed. BarcanovaEn cinco años te gustaría…

Ser tan feliz como ahora, pero más.

Un proyecto que nunca llevarás a cabo.

Estudiar la carrera de piano y dar conciertos por el mundo. Creo que ya no va a poder ser, teniendo en cuenta que no sé ni siquiera leer una partitura.

Soñar sirve para…

imaginar lo imposible una y otra vez hasta que se vuelve de verdad.

Haber escrito libros te ha enseñado…

a contagiar emociones. Cuando escribo quiero que tú sientas lo que mismo que yo. Quiero agarrarte fuerte de la mano y llevarte a mi mundo. Haber escrito libros me ha enseñado a ponerme continuamente en el lugar de los demás.

Un rincón de tu ciudad que te encanta.

Un pequeño bosque secreto que está escondido en el entorno del campus de la Universidad de Vigo. Parece directamente sacado de la serie Stranger Things.

Si yo fuera Presidente del Gobierno…

No llevaría barba, instauraría el Día del Caramelo y repartiría golosinas gratis. Eliminaría el IVA cultural y refundaría el Ministerio de Igualdad (ya tengo la ministra pensada).

¿Cualquier tiempo pasado nos parece mejor?

Prefiero pensar que cualquier tiempo futuro será mejor. Lucho contra la nostalgia con todas mis fuerzas.

¿Sin qué crees que no podrías vivir?

Sin esas personas que hacen crepitar algo en mi interior.

¿En qué estás trabajando ahora?

Estoy escribiendo una novela, traduciendo otra y leyendo los originales de dos premios literarios en los que participo como jurado.